miércoles, 6 de abril de 2011

Capitulo 1. Nunca caigas en su juego.

Todo empieza con una mirada. Ellos creen que con solo mirarnos, caeremos ante ellos cuan damiselas ávidas de amor y cariñitos. Solo una cosa que decir:Puag.
Se las dan de donjuanes, si señor. Puede que incluso no hayan echado un polvo en su vida, y sin embargo, quieren hacernos sentir como si lo supieran todo del amor y el sexo. 
Y todo empieza con un estúpida e idiota mirada. 
Lo más patético de todo es que a veces, caemos sin remedio. Porque siempre está el típico chico que si que nos vuelve locas en todos los sentidos. Oh, vamos chicas, no podéis negar que alguna vez habéis ido por la calle y habéis visto al ser más perfecto del mundo sentado en una terraza, mirando un escaparate o andando por la calle. Imaginaos que vuestro Apolo particular os dedica una mirada. Ojos verdes, azules, marrones, negros, ¿que más da? Imaginaos que eso pasa.. Somos mujeres, y como tal, nos hacemos valer, pero por una milésima de segundo, tan pequeña que ni el minutero del reloj es capaz de marcarla, pensamos que haríamos cualquier cosa que ese apuesto desconocidohombredenuestravida nos pidiera. Y !tachán! e ahí nuestra maldita y patética debilidad. !Y solo por una estúpida mirada! 
¿Que qué hay que hacer? Es más que obvio, ¿no? Tenemos que cambiar las tornas. Ser nosotras las que llevemos las riendas de esos sentimientos de pasión efímera. Marcará la diferencia entre quién está bajo el encanto de quién. Puede que ese desconocidohombredenuestravida también esté buscando a su princesa. Puede que seas tú, o puede que no. Pero no todas debemos ser princesas apocadas y tímidas. Saca a la princesa guerrera que llevas dentro y no dejes que te pise. Se tu quien la que lleve las riendas de una incipiente y por ahora inexistente pero posible relación con ese desconocido al que no has visto en tu vida pero que te encantaría seguir viendo por mucho tiempo. 
Reglas:
1-No le mires más de lo que el te mire a ti.
Que vea que no despierta tu completo interés. A nadie, y en especial a los tíos, les gusta eso de ser ignorados. Y menos a los tíos que saben que son guapos. Esos son los peores. Y los mejores.
2-Si te habla, mirale directamente a los ojos.
Que vea que no te dejas intimidar, por muy guapo, alto, moreno rubio o pelirrojo que sea. Si dejas de mirarle a los ojos, y por ejemplo, miras su boca, sabrá que lo deseas, y te tendrá en la palma de su mano. ¿A que chica no se le han ido los ojos a los labios de ese chico tan perfecto? ¿Esos labios tan gruesos y dibujados?
El consejo para besarlos algún día sin temor de que besen otros labios que no sean los tuyos es no mirarlos a la primera de cambio. 
3-No dejes que el te invite.
Tiene que ver que no eres una tía dependiente. Debes mostrarte segura de ti misma y completamente indiferente a él. ¿Una copa? Te la pagas tú. ¿Comida? Tú, tu y tú. No le muestres tu lado más inocente, poniéndole ojitos, agradeciéndole su "valiosa" contribución. Eso solo hará que te vea como una más de las chicas a las que invito a comer para luego llevarse a la cama.
4-No le des un beso al despedirte.
Ni siquiera un abrazo. Despidete a la vieja usanza. Un hasta luego/hasta pronto/que te vaya bien/adios acompañado de un gesto de la cabeza o una media sonrisa que no muestre todo tu potencial.
Eso hará que no te vea como una posible conquista. Y eso hará que te tu te veas como la posible (y probable) conquistadora.


Clo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario